La piel es la primera barrera de protección frente a las agresiones del medio ambiente. por eso es importante la hidratación la cual no solo depende de una adecuada ingesta de agua, sino que requiere la aplicación diaria de productos emolientes, con el fin de suavizarla y protegerla.